miércoles, 24 de marzo de 2010

BIENAVENTURADOS LOS LECTORES

He soñado a veces que cuando amanezca el día del juicio, y los grandes conquistadores y abogados y juristas y gobernantes se acerquen para recibir su recompensa, el todopoderoso, al vernos llegar con nuestros libros bajo el brazo, se volverá hacia Pedro y dirá, no sin cierta envidia: “Míralos; esos no necesitan recompensa. No tenemos nada que darles. Les gustaba leer”.

Virginia Woolf

2 comentarios:

  1. Lo bueno , aunque alguien diría que lo malo,de tener la vida llena de lecturas es que las cenizas pueden ser más grandes que el fuego.

    ResponderEliminar
  2. También lo bueno,aunque seguro que a esto sí que dirían que lo malo, es que teniendo el alma tan bien alimentada, ésta pese más que la carne.

    ResponderEliminar