lunes, 4 de julio de 2011

LA JOYA DE LA CORONA

Debo a mi padre mi afición a la lectura. Nunca podré agradecerle bastante el inmenso regalo que fue criarme en un hogar lleno de libros. Hoy en día mi biblioteca supera en número a la suya y tal vez también en variedad e inportancia de las obras. Sin embargo, sigue teniendo entre sus libros una joya absoluta que le envidio a más no poder, tres tomos con las obras completas de Vicente Blasco Ibañez de la Editorial Aguilar de 1956.

Son tomos encuadernados en cuero :
Las guardas de los tres volúmenes son idénticas, con una estampa típica de la albufera de Valencia de la época:
En las hojas de cortesía de los tres libros se incluyen la relación de obras que contiene cada tomo, y fotografías de Blasco y la reprocucción de una carta manustrita del autor:




Los libros están impresos en finísimas hojas de papel biblia, a doble columna, con una factura impecable. La tinta se mantiene indeleble y perfectamente nítida. El paso del tiempo apenas ha amarilleado sus hojas, si bien si tienen alguna mancha amarillenta. Me gustan esas señales de edad.

Recuerdo haber leído en esos libros "Cañas y barro" y "La maja desnuda". Volveré a ellos en breve para acompañar a Blasco Ibañez en "La vuelta al mundo de un novelista"

Mi padre adquirió esos libros siendo muy joven, siempre dedicó el poco dinero del que disponía en su infancia y juventud de posguerra a comprar libros. En la foto que sigue está en el servicio militar en tierras africanas leyendo uno de los tomos forrados con papel de periódico. Esta foto de mi padre me gusta mucho. Nunca le pregunté cual de las novelas leía en ese momento, pero me encanta verle concentrado en la lectura, y reconocerme en su actitud.

8 comentarios:

  1. Preciosos recuerdos que compartidas aquí, Illona. Mi padre también era un ávido lector, y estoy triste porque no leo tanto como leí una vez. Me gustó mucho ver sus libros, son joyas!
    Pido disculpas si cometo errores, porque para mí es un poco difícil de escribir en español, aunque puedo entender todo.Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario Anamaría, sobre todo por el esfuerzo de escribir en un idioma ajeno. Estupendamente, por cierto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. UN día descubrí por donde andaba mi profesor de literatura de Bachiller a quien creo que debo al menos en coincidencia temporal el inicio de mis lecturas.Tampoco m uy pronto,16 años.Le escribí por correo postal pero ni contestó. Y yo ya tnía más de 40 años.sustine

    ResponderEliminar
  4. Sustine, recuerdo ese momento, lo comentaste en "nuestro foro", pero siempre supuse que te habría contestado.

    Carla, bienvenida.

    ResponderEliminar
  5. Querida Ilona
    Creo que tenemos bibliotecas muy muy similares,de la misma época.En casa de mi madre están todos los libros de la biblioteca de mi abuelo y hay una colección de libros de esa misma editorial con la misma encuadernación...los he visto toda la vida y recuerdo haber leido algunos de ellos cuando "devoraba" libros
    Te deseo un Feliz Verano
    Un Beso

    ResponderEliminar
  6. Ilona, me gusta mucho tu blog. Y esta entrada muy especialmente. Bueno, no conocía a Blasco Ibañez, y ya estoy buscando cosas de él, eso me encanta. Esos ejemplares que conserva tu papá son valiosísimos no sólo por su antigüedad, la encuadernación, ilustración (que son verdaderamente magníficas) sino por todo lo que representa para tu padre y vos. Símbolo de aquella significativa transferencia.

    Un abrazo!!

    PD: la foto de tu papá con el libro forrado en papel de diario es maravillosa, me da muchísima ternura.

    ResponderEliminar
  7. La de veces que me he sentado yo en un noray a leer. Qué identificada me he sentido al ver la foto de tu padre.

    Uhmmm esos libros encuadernados en cuero, papel de biblia, a dos columnas.. también tengo alguno. No hay joya que les iguale.

    Besucos.

    ResponderEliminar