miércoles, 2 de marzo de 2011

HISTORIAS DE MIS LIBROS (2) "ILONA", de Hans Habe


Muchas veces me he preguntado cual de entre todos mis libros puedo considerar el libro de mi vida, ese especial entre los especiales, el que salvaría en caso de catástrofe. Hay más de uno, claro, son muchos años lectores y muchos momentos vitales buscando y esperando títulos largamente deseados como para que la selección se reduzca a uno sólo, muchos personajes que me acompañan tanto como el recuerdo de personas reales...

Pero hay uno que sí que puedo considerar el más especial, tanto por las circunstancias en las que me hice con él como por todo lo que después ha traído a mi vida: Ilona, de Hans Habe. Si, tal como parece, de ahí viene mi nombre en la red, se lo tomé prestado a mi amiga húngara, protagonista de la historia.

Descubrí el libro un verano que pasé en Cádiz, en casa de mis tíos. Un verano de mis 18 años que estuvo lleno de baños en el océano por la mañana y lectura por la tarde. No conocía ni al autor ni la obra me sonaba de nada, pero lo elegí de entre el puñado de títulos que habia a mi disposición en la biblioteca de mis tíos. En seguida me sedujo la historia, sobre todo por el contexto histórico, la Europa de finales del XIX y primera mitad del siglo XX, o sea, con las dos contiendas mundiales y la época de entreguerras. E Ilona, su hija Zita y su nieta Eva como hilos conductores y testigos y protagonistas de ese tiempo.

Cuando acabaron las vacaciones tuve que abandonar el libro, con gran pesar, ya que no era mío aunque sí que me dio tiempo a leerlo entero. De vuelta a casa, intenté buscar informacion sobre el autor y su obra, sin ningún resultado (no había internet como ahora) Imposible hacerse con otro ejemplar.

Hasta que mis tíos decidieron hacernos una visita, algo no muy frecuente porque nos separan muchos kilómetros. Me atreví a pedirle a mi tío que me trajera el libro y me lo regalara. Él no era lector habitual y sabía que no le importaría desprenderse de él. Así volvimos a reunirnos, ya para no separarnos jamás.


Nunca conocí a nadie que me diera datos sobre Hans Habe y su obra, nunca me encontré con otro ejemplar de Ilona, y así transcurrieron 20 años e internet llegó a mi vida. Entonces el libro me proporcionó un encuentro fundamental en mi vida, en un foro literario entré a buscar información sobre él y allí conocí a un experto en literatura húngara que con el tiempo se convirtió en mi mejor amigo. Gracias a él  me enteré de que Hans Habe era un autor húngaro llamado en realidad Janos Bekessy y supe del resto de su obra. Se pueden encontrar cientos de ejemplares de sus libros en redes de libreros de viejo como Uniliber o Iberlibro, y yo en estos años me he hecho con bastantes. Pero Ilona sigue siendo la preferida por todo lo que me ha dado.

Mi ejemplar está muy usado, bastante deteriorado, y siempre digo que tengo que comprar otro que tenga mejor estado de conservación, pero de momento, es el único que tengo.


Gracias Ilona, por haberme dado tantas cosas a lo largo de tantos años.

12 comentarios:

  1. Que mal redactado, Ilona, con lo que tú eras para la elaboración de textos, jijiji. Es broma, me lo tienes que dejar leer.
    NIEVES

    ResponderEliminar
  2. Hola Ilona, es increíble cómo un libro puede marcar nuestras vidas, si dan ganas de llorar a veces. Què lindo que ahora tengas ese ejemplar.
    cariños

    ResponderEliminar
  3. Hola Nieves, qué sorpresa verte por aquí. No me atormentes, es la falta de tiempo lo que me hace redactar sin corregir posteriormente, y lo que me impide también contestar a cada uno de los comentarios que me hacen o participar en blogs ajenos. Habrá que esperar a las vacaciones para volver a disponer de tiempo para preocuparse por la calidad. Eso me hace plantearme a menudo que tal vez no debería empeñarme en colgar material a toda costa, pero me temo que esto del blog adolece de cierta autocomplacencia que me impulsa a publicar aunque la cosa tal vez no lo merezca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Maria Cecilia, hola. Sí los libros pueden marcar, a mí éste en concreto mucho más de lo que aquí puedo decir, pero los libros en sí, el amor por los libros, es lo que ha hecho de mí lo que soy; tanto como mi experiencia vital cuenta en mí mi experiencia lectora. Puedo afirmar sin temor a equivocarme que "soy lo que he leído". Y lo que leo. Saludos para Chile.

    ResponderEliminar
  5. MI madre tambien recuerda ese libro , pero no encuentro mucha información sobre el

    ResponderEliminar
  6. Oye, Ilona, qué placer leer este pequeño texto dedicado a esa novela. Por alguna razón puse el nombre de la novela hoy en Google y apareció tu post. Te cuento que ésta es una de mis novelas favoritas también. La encontré por casualidad, igual que tú. Yo tenía entonces 17 años y hacía un curso de inglés en Cambridge. La escuelita tenía un cuarto de juegos de lo más simpático, con un piano, juegos y una biblioteca. Detrás del sofá de esa sala había un montón de libros sin nombre ni dueño. Estiré el brazo un día, mientras hablaba con una amiga y ahí apareció Ilona. Cuando vi que era una historia generacional en Hungría y Austria lo agarré. Nadie de la escuela lo extrañó, y jamás entendí por qué. En mi (inevitablemente) corta experiencia de lectora, Ilona se ha convertido en uno de los libros clave.

    Confieso aquí frente a la gran Web 2.0 y 15 años después, que me robé el libro descaradamente. No sé si clasifica como robo un libro que encontré tirado tras un sofá y por el que nadie me preguntó nada. Recuerdo incluso que perdí la maletilla de mano dentro de la que guardé el libro. Estaba en el aeropuerto esperando el avión de regreso a Venezuela y al cambiar de terminal la perdí de vista. Le rogué a los guardias del aeropuerto que me ayudaran a buscarla. Les dije que tenía objetos de valor en él. El objeto de más valor en ese bolso era Ilona, en efecto. La maletilla apareció y yo terminé la novela ya en casa, en un ambiente completamente diferente. La leí en inglés y me las ingenié para conseguirla en español, para que pudieran leerla más amigos.

    En ese momento sí había internet, pero no información suficiente sobre el autor. De hecho sigue sin haber información suficiente. Confío que con el paso del tiempo haya cada vez más. Ha sido el caso hasta ahora.

    Muchas gracias por compartir tu anécdota. Me ha gustado mucho leerla. Aquí te he dejado, pues, la mía. Verás que no somos demasiado pocos los que piensan de cuando en cuando en Ilona, en Zita y en Eva.

    Aquí un poco más: http://en.wikipedia.org/wiki/Hans_Habe

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué placer conseguir líneas escritas sobre la Ilona de Hans Habe! He conseguido este blog buscando en Google el nombre del autor y la novela. Yo también la conseguí por casualidad. Estaba en Cambridge, haciendo un curso de inglés, y la escuelita donde estudiaba tenía un simpático cuarto de descanso con un piano, juegos y libros. Detrás del sofá tenían amontonados muchos libros sin clasificar y sin dueño. Estiré el brazo detrás del sofá y ahí fue que salió Ilona. Cuando vi que era una historia generacional de tres mujeres en Hungría, Austria y Alemania decidí empezarlo. Lo llevé a casa y no lo pude soltar. De hecho (y lo confieso aquí 15 años después) nunca devolví el libro. Me lo llevé de vuelta conmigo a Venezuela.

    Igual estaba amontonado tras el sofá. Nadie preguntó nada. Nadie lo extrañó. Lo pongo aquí para excusarme, pero en el fondo, no comprendo muy bien cómo es que esta novela llegó a parar al montón de los olvidados.

    Recuerdo incluso que durante la espera del avión, durante el cambio de terminal, dejé el bolso de mano donde lo tenía. Le rogué a las autoridades del aeropuerto que me ayudaran a encontrarlo, les dije que tenía varios objetos de valor adentro. Me refería al libro, claro... Creo recordar también que les dije que tenía varias tarjetas de crédito, para que la cosa sonara más urgente. En cualquier caso, lo que sea que haya dicho movió suficiente como para que el bolso apareciera.

    Me las ingenié después para conseguir el libro en español, para poder la historia con más amigos. Ilona marcó, sin duda, una etapa importante de mi vida. Y en esa época había internet, pero la verdad es que no conseguía prácticamente nada del autor o de la obra cuando buscaba.

    Hoy, con wikipedia, hay un poco más (http://en.wikipedia.org/wiki/Hans_Habe)

    Gracias por compartir tu anécdota con la novela. Aquí te dejé la mía. Me da mucho gusto saber que no somos tan pocos los que seguimos pensamos en Ilona, en Zita y en Eva. ¡Salud!

    ResponderEliminar
  8. Laura, me emociona conocer a otra persona que como yo aprecia esta fantástica novela en lo que vale. Yo creo que es una obra magnífica.

    Gracias a tí por tu generoso comentario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ilona, es una historia hermosa, aquí desconocida, pero en Alemania, Austria, mucho. A los húngaros, no les gusta mucho.

      Eliminar
  9. Estoy leyendo "La Tarnowska" de Hans Habe, un autor extraordinario pero poco publicitado; igual que Uds. comentan de ILONA, llegó a mis manos por casualidad y ha sido muy grato. Me permito recomendarles esta obra, si aún no la han leído, realmente vale la pena. Espero que en algún momento pueda conseguir Ilona pues si Uds. la recomiendan debe ser magnífica. Un abrazo para todos desde Quito-Ecuador.

    ResponderEliminar
  10. Que maravilla esto del internet! Yo tambien acabo de descubrir a Hans Habe leyendo La Tarnowska. Esta buenisima! Me recuerda un tanto a las historias de Emile Zola. Fue una sorpresa muy grande para mi leer sus disquisiciones, reflexiones sobre la naturaleza humana, la forma de narrar , mucho en tiempo presente...Me llama la atencion el desconocimiento de este magnifico autor, quien no le pide nada a los grandes de la literatura. Tratare de buscar mas obras de el. Por cierto mi hallazgo fue un tanto como el suyo, por casualidad tome del librero de mama el primer libro que se me puso enfeente, lo jale y voila...! Me cautivo su lectura.
    M. De Mexico

    ResponderEliminar
  11. Lastima,buen periodista,hasta que empezo a indagar sobre las SS,escribia en un periodico llamado "el eco semanal" y por indagar en lo sucedido en la alemania NAZI...cerraron el periodico..asi acabando con buenas novelas,no he lehido ninguna novela suya,pero tiempo al tiempo...estoy con un libro llamado ODESA y sale a relucir su nombre..el libro es buenisimo y merece la pena yo he tenido suerte en el baratillo y lo pille por 1€...pero indagare sobre esta novela..Saludos desde MALAGA

    ResponderEliminar