martes, 28 de diciembre de 2010

FLORES EN ROSA Y SEPIA

Técnica: Pastel y carbón sobre papel Canson. Tamano: 45x53 cm.

viernes, 24 de diciembre de 2010

HISTORIAS DE MIS LIBROS (1)


Me gustan las historias sobre libros, los libros con historia. Compro casi siempre en librerias de lance, bien a través de internet o en puestos callejeros en ferias de libros de segunda mano. Me encanta descubrir los vestigios de anteriores propietarios, firmas sobre las portadillas y subrayados.

Hace un tiempo compré en distintas ocasiones pero a la misma libreria a través de la red virtual Uniliber tres títulos de literatura húngara:"Las cárceles del alma" de Lajos Zilahy,"Kristina y el rey", tambien de Zilahy y "Encontrarse y decirse adiós" de Ferenc Kormendi. Los tres de la misma editorial, Ediciones Lauro de los años cuarenta del siglo pasado.


Me di cuenta entonces de que los tres ejemplares ostentaban firma y fecha de un mismo propietario.
Me preguntaba cual podría ser la historia de estos libros, si pertenecerían a una biblioteca desmembrada después del fallecimiento de su propietario, si la librería la habría adquirido en su totalidad, si habría más títulos húngaros en la misma familia...

Me puse en contacto con la librera, le mandé varios e-mails y fotografías de las firmas para ver si podía aportar datos sobre la historia de mis ejemplares. Ella fue muy amable y me atendió cordialmente un poco sorprendida y complacidad por el interés adicional que los libros tenían para mí. No supo darme razón del anterior propietario, sí que me decía haber visto la firma en algún volumen más, pero no tenía constancia de que pertenecieran a una biblioteca concreta, de un propietario concreto. No es que yo quisiera saber la identidad del anterior padre de las criaturas, tan sólo informarme del tipo de familia de la que provenían.En fin, no descubrí gran cosa pero fue agradable el intercambio de saludos e información con la librera.

Sea como fuere, los tres están conmigo, y me gusta verlos como tres hermanos desperdigados por los azares de la vida que finalmente se han reunido en mi biblioteca y ahí están tan contentos.

domingo, 19 de diciembre de 2010

"RAYUELA", Julio Cortázar

Capítulo 7


Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.


Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

LA MAR, SIEMPRE LA MAR...

Tengo la suerte de vivir frente al mar, de que el mar forme parte integrante de mi vida. Es un privilegio, porque siempre es fuente de gran belleza, un espectáculo en sí mismo. Estos días que se avecinan, en los que es imposible escapar al pésimo ambiente navideño en que han degenerado esas fiestas para mí entrañables en otro tiempo, casi el único respiro que encuentro es la contemplación del mar, y los paseos por su orilla.

Soy mas bien personaje de tierra, no soy buena nadadora y nunca he navegado, pero esa masa de agua infinita me atrae como un imán, me hechiza y me llena de sosiego.

Puedo contemplarlo desde una atalaya en la que veo el puerto pesquero, su actividad cotidiana, su papel como fuente y forma de vida de las gentes de mi localidad:
Disfrutar de rincones pintorescos, menos transitados por los turistas que las playas y el paseo marítimo:

Admirar los temibles temporales, cuando muestra todo su potencial destructivo, su inmenso poder que nos recuerda qué poca cosa somos:
Pasear por la playa cuando está solitaria, los dias de nubes bajas y ambiente frío:
Verle romper contra las rocas, cómo la espuma besa la piedra, quedarme hipnotizada con este juego magnético entre el mar y la tierra:



Y en medio de la gente, sentirme sola y disfrutarlo:

jueves, 9 de diciembre de 2010

"DESNUDA Y CON SOMBRILLA", Silvio Rodriguez


http://www.youtube.com/watch?v=zdjaheUUg2U&feature=related

Tú sentada en una silla
yo de pie con expresión de lord
tu desnuda y con sombrilla
yo vestido pero con calor.

Tú con uñas y con dientes
mirándome de frente
con brillo de matar.
Yo retrocediendo un poco
llenándome de un loco
deseo de sangrar.

Tú besando tus rodillas
yo discreto pero sin rubor
tú creando maravillas
yo soñándome esquimal sin sol.

Tú con un ritmo tan lento
buscando un alimento
frotado con alcohol.
Yo de pronto ensimismado
mirándote alelado
colmada de licor.

Tú ardiente y sin capilla
yo quitándome el sombrero alón
tú dispuesta la vajilla
yo al filo de mi pantalón.

Yo a punto del delirio
extraigo un solo cirio
que poso ante tu flor.
Tú susurrando un misterio
de un no sé qué venéreo
me das un protector.

Tú sentada en una silla
yo de pie con expresión de lord
tu desnuda y con sombrilla
yo vestido pero con calor.

Yo, tú...él.

lunes, 6 de diciembre de 2010

LA LINEA DE LA VIDA

Ayer, al hacer limpieza de materiales de dibujo, encontre una cajita con dos cabos de barritas de pastel de color negro y blanco. Ni se de cuándo eran, desde luego de hace mucho tiempo. También descubri en una carpeta un dibujo olvidado, sin terminar, tan sólo la silueta, las líneas a lápiz en la hoja de papel. Quise aprovechar esos materiales, dibujar un poco a la aventura, experimentar a ver que salía. El resultado es éste: