sábado, 23 de junio de 2012

VERANO


El primer día de verano, el cielo amanecía de un azul prometedor. No es el verano mi estación favorita, pero significa la proximidad de vacaciones y por lo tanto de tiempo y libertad.

Mi primera impresión de la nueva estación era ésta, azul y rosada, como pintada con la más dulce de las paletas de algún pintor optimista.

Pero para cuando llegó la hora de ir a trabajar, ya las nubes se habían vuelto más agresivas, y estaba declarada la lucha entre ellas y el sol.


Poco a poco, las nubes fueron ganando terreno, y el campo de batalla del cielo se cubrió de gris. El sol se resistía, y unos hermosos y combativos rayos aún se empeñaban en conquistar el escenario de un verano en que deberían ser únicos protagonistas.



Al final, las nubes vencieron, como casi siempre en este territorio, y yo, que me identifico con el clima de mi tierra, quedé satisfecha con el espectáculo que siempre me brinda este cielo, por más que sea motivo de queja para la mayoría.

Dicen que las témporas no auguran un buen verano este año, que va a seguir así, nublado y fresco. No será un problema para mí.

7 comentarios:

  1. La verdad es que es un espectáculo precioso, digno de inmortalizar... pero reconozco que prefiero los veranos calidos y de cielos azules, cuando no los he tenido los he echado muchísimo de menos. Unas fotos increíbles, besitos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Rossetti, tengo que reconocer que sólo me gusta el sol cuando quiero ir a la playa, por lo demás el calor generalmente me agobia. Y me paso el día mirando al cielo, cada vez me impresionan más las nubes, y como vivo en una ciudad costera con muchos espacios abiertos, casi siempre el paisaje más alucinante es que tengo encima de la cabeza.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Esas nubes son nubes o son mis cambios de humor, Ilona? cachis!!!

    Muacs grande,

    Núria

    ResponderEliminar
  4. Estamos de acuerdo en esta visión del verano, me apabulla el calor y no me sienta bien del todo y disfruto mucho cuando el cielo se llena de nubes que le ganan terreno al sol sobre todo si hay que trabajar, sueño con mis vacaciones pero, aún, me quedan dos largos meses por delante, en fin seguiremos pensando en los días de disfrute que nos esperan.
    Ya nos irás contando si las predicciones se van cumpliendo.
    Besos, Ilona.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ilona! Unas fotos fantásticas. Yo casi prefiero el tiempo nublado al calor de Madrid, pero he de reconocer que cuando el hace más calor tengo mejor humor, será por aquello de que la meteorología influye en el carácter. Un abrazo y buen comienzo de semana

    ResponderEliminar
  6. Hola: en Galicia ya estamos acostumbrados a pasar veranos fresquitos y con mucha humedad. Vamos que para pasar calor tendremos que irnos al sur... Las fotos son preciosas y la estación de verano es mi favorita porque nací en el mes de agosto. Creo que debe influir algo... No sé... Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  7. No sé si habría que recomponer demasiados mecanismos de la naturaleza. Pero si se pudiese diseñar de nuevo el Mundo yo le pediría al creador que en verano la noche llegase pronto y en ivierno anocheciese muy tarde.

    ResponderEliminar