jueves, 3 de mayo de 2012

BIBLIOTECAS COMPARTIDAS





Una vez conocí a un hombre del que me enamoré por su biblioteca. La primera vez que me invitó a su casa descubri­, cotilleando los libros de los demás como hago siempre, que o bien teni­a libros que yo ya tenía, o bien libros que estaban en mi lista de futuras compras. Imaginé las dos biliotecas unidas, repetidos los volúmenes. Pensé que si una biblioteca era tan equivalente a la mí­a, su dueño debia ser ese amor que buscaba desde hací­a tiempo. Nos amamos con fiereza, urgencia y locura. Y aún nos amamos, aunque las bibliotecas no llegaron a juntarse jamás y "quemamos los cerillos" demasiado rápido. Quizás las bibliotecas, como las almas, no pueden ser equivalentes sino complementarias... pero fue hermoso descubrir tanta sintoni­a. Ahora mi biblioteca se juntó con otra totalmente diferente aunque yo dirí­a complementaria, y se llevan divinamente. Quizás sea ese el secreto de la vida, buscar complementiariedades.


Ëste texto no es mío, lo encontré navegando por la red, (buscando lo de siempre, libros y bibliotecas, y también cuadros y pintores). Me ha gustado mucho, y me ha hecho recordar un pasaje de "Ex Libris" de Anne Fadiman, en el que cuenta cómo no sintió que su matrimonio era verdaderamente perdurable, que no estaba ligada indisolublemente a su pareja hasta que ella y su marido decidieron hacer de sus dos bibliotecas (que ocupaban estanterías separadas) una sola, desprendiéndose de los ejemplares duplicados y mezclando y ordenando los de los dos. 

Supongo que la mayoría de los libroadictos comparten sus libros, o no, en el caso de que las parejas de algunos no sean lectores habituales. En mi caso debo decir que un cuarenta por ciento de los volúmenes son de mi marido y que si bien le debo el que el recuento total de la biblioteca sea superior gracias a sus libros, lo cierto es que preferiría una que fuese sólo mía, ya que aspiro a mi biblioteca perfecta y personal, y prescindiría de la mayoría de los suyos. No puedo tenerla tampoco ordenada, por género, por autor... como me gustaría. Y llego al extremo de pensar que sus libros le quitan espacio a los míos. Como él sólo tiene una afición pasable por la lectura y yo una pasión abrasadora me creo con más derechos que él en la materia, lo cual da una muestra de lo insoportable que soy 

Pero seguro que sólo una neurótica como yo tiene estos problemas existenciales.

10 comentarios:

  1. Pues no, querida Ilona: no creo que eso sea ser neurótica y, si tú lo eres, yo también. Todos creemos tener más derechos cuando la afición se transforma en pasión. En cualquier caso, y aún cuando el texto no es tuyo, la historia es preciosa. Me recuerda a eso que se dice en Misa cuando las bodas "bebed del mismo vino pero en diferentes copas".
    Espero verte en la inauguración de Sestao, el 23-05-2012 a las 19:00.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Kubi, es imprescindible compartir pero mantener espacios propios, aunque sólo sea por higiene mental y espiritual.

      Procuraré visitar la exposición, aunque el día de la inauguración me será imposible.

      Eliminar
  2. ¿pero no había desaparecido este lugar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había desaparecido, pero hubo un intento de abandono. Unas entradas más atrás explico por qué he decidido seguir.

      Eliminar
  3. Hola: ya ví que estuviste en mi blog. Fue una sorpresa y agradable descubrir tu blog porque me encanta leer. Tengo una habitación de mi casa forrada de estanterías llenas de libros. Hace unos años empecé a ordenarlas por autor pero con el ‘uso’ ya está de nuevo todo desordenado. Coincido contigo en tus problemas existenciales porque yo prefiero tener mi biblioteca y no mezclar ni eliminar los libros repetidos con los de mi marido. Me gusta recordar cada vez que cojo un libro el momento en el que lo leí, quien me lo regaló o en qué época lo compré… creo que es algo muy personal... Seguimos en contacto de blog a blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya son dos las aficiones que compartimos. Saludos.

      Eliminar
  4. Casualidad? Lo ignoro, la cuestión es que estoy aquí y si no te importa me quedo. Interesante éste artículo. Con más calma leeré el resto.Si te apetece puedes pasar por mi blog.
    Un saludo desde Barcelona

    ResponderEliminar
  5. me he enamorado de esta entrada... y el cuadro maternidad...

    ResponderEliminar