lunes, 17 de febrero de 2020

Acabo de leerlo en un blog amigo,  y me ha llegado tanto, que tengo que ponerlo aquí. Es una sensación que me acosa últimamente. 


4 comentarios:

  1. Estoy leyendo a Cioran, como ves, y sus pensamientos me conmocionan por el grado de hondura que tienen así como su terrible humor negro, voy fluctuando en esta sala donde estoy entre la desolación y la carcajada. No he querido comentarlo porque cualquier explicación que le pudiera haber dado lo habría desvirtuado. Siento cada vez más que lo más hondo que existe es el silencio. ;-)

    ResponderEliminar
  2. Es que el estruendo nos rodea.
    El silencio es profundo y el vacío, atronador...
    Gracias, Joselu :-)

    ResponderEliminar
  3. con algunas personas estás cómodo y das siempre la mejor versión de ti mismo. con otras, te sientes cohibido y no das pie con bola, siempre te hacen sentir que has dicho alguna tontería...
    abrazos!

    ResponderEliminar
  4. El silencio es a veces necesario,pero también es duro si viene de personas de las que esperas que harían lo mismo que tu....pero de todo se aprende! Y a veces duele,pero al final es una lección que teníamos pendiente.
    Y no lo sabíamos...
    Sobre todo que el silencio no haga daño.
    Un abrazo enorme guapa.

    ResponderEliminar