miércoles, 19 de abril de 2017

OJOS QUE NO VEN...

...libro que no pueden leer.

Es algo que sabía que algún día ocurriría y por fin ha llegado. He tenido que abanndonar la lectura de un libro porque su letra diminuta no me permite leerlo ni con las (gordísimas) gafas de leer.

El libro, "Hermosos y malditos" de Scott Fitgerald,  me apetecía mucho , pero mi edición de Club Bruguera, de pequeño formato y renglones apretados de letra pequeñita me cansa muchísimo los ojos y leer es una tortura. Mi hijo me insiste en lo del ebook, y también hay archivos en PDF para descargar y leer en el ordenador, pero la verdad es que la idea no me atrae nada. No me gusta leer en pantalla, como tampoco veo películas o series en el ordenador.



Despues de la jubilosa ceremonia de inicio de lectura que puede verse en la foto, da pena abandonarlo. Creo que toca visita al oftalmólogo para graduarme la vista que ya viene avisando de la necesidad de gafas nuevas, pero no se... es como si mis ojos hubieran inaugurado una nueva etapa, su tercera edad.

Los años te van quitando algunas cosas, de momento no demasiadas, no soy tan mayor, pero es que esto afecta a lo que más me gusta, a lo que me define más que cualquier otra cosa en la vida. Y pienso en tantos libros que tengo en casa sin leer y que ahora quizá deba revisar para ver qué tamaño de letra tienen y a lo mejor descartarlos, y otros que leí en mi juventud y a los que siempre he pensado que volvería pero que quizá ahora  se me presentarán como cometidos imposibles. El tamaño no importaba entonces, pero ahora sí. ¿Y cuando compre libros por internet donde no se puede comprobar el tamaño de la letra? Hace ya tiempo que descarté las ediciones de bolsillo, pero ahora creo que debo restringir más las búsquedas.

En fin, una pequeña tragedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario