martes, 12 de julio de 2016

CAOS

Pintar la casa siempre es un lío. Pero cuando es una casa llena de libros, la cosa puede ser un caos absoluto. Y he comprobado en numerosas ocasiones, que fuera de sus estantes los libros se multiplican y en el momento de volverlos a colocar siempre sobra alguno que antes cabía ¡lo he comprobado, os lo juro!

Lo positivo es que se aprovecha para limpiar y ordenar, claro, pero también hay tentaciones peligrosas, como el de deshacerse de tal o cual título cuya lectura decepcionó o algún ejemplar repetido que quita espacio para otros. Pero pese a tales incomodidades, todo en realidad es fuente de diversión, al menos para mí que soy rara, rara, rara...









2 comentarios:

  1. Llevas toda la razón: los libros fuera de sus estantes abultan el doble y luego no hay forma humana de encajarlos como estaban.
    Cuando cambié el suelo de mi casa y tuve que vaciar las vitrinas de los libros casi me da un pasmo de los montones que hice, y eso sin contar los que ya estaban guardados en el trastero.
    Me cuesta mucho deshacerme de los libros, y creo que no he tirado ninguno jamás, pero si he puesto unos pocos en circulación por la calle para que los lean otras personas y también he recogido alguno que otro.
    Espero que lo tengas ya todo en orden y que la pintada haya quedado perfecta y la disfruteis mucho.
    Y no eres rara de ninguna manera; como dices esos lios al fin y al cabo son muy divertidos ;-)
    Me ha encantado ver tu biblioteca.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Tabhita, pues mira, el caos se ha interrumpido de momento porque circunstancias hace que no podamos seguir pintando la casa de momento y falta la parte de más lio y más libros, justamente el salón, así que en vez de hacerlo todo de golpe y quedarme tranquila se va a prolongar el desorden más de lo que me gustaría.

    Y la idea de liberar libros me encanta, y tengo pensado hacerlo con alguno, aunque como serán libros que no me interesen, me da un poco de cargo de conciencia porque yo lo que quisiera es contagiar la afición a los libros y claro, si el que encuentra uno se anima a leer y ve que es un peñazo pues claro... como que a lo mejor se consigue el efecto contrario.

    Gracias por la visita y el comentario.

    ResponderEliminar