jueves, 22 de septiembre de 2011

CAMINO

Miro hacia adelante. Veo ante mí una sucesión interminable de días. Sé que transcurrirán uno tras otro como un arrastrar de pies, con un sonido de cadenas, como fantasmas. ¿Quién seré yo cuando llegue el día?¿En qué persona me habré converido ? 
Debo pensar mucho. Pensar y esperar. No seré otra, pero seré diferente a partir de lo que soy ahora.
Es tanto lo que he aprendido en estos años...Tanto lo que he perdido y lo que he ganado. Sé que en definitiva sólo se trataba de eso, de aprender, y no hay mayor maestro que el dolor.
Este dolor que todavía siento, que sé que ya nunca me abandonará del todo aunque espero que me traiga la paz. La paz al menos.

4 comentarios:

  1. No nos dijeron que el crecer fuera doloroso.. pero lo es.. a veces... todo pasa y todo llega, besitos wapa, tienes un premio en mi blog.

    ResponderEliminar
  2. Serás lo que ya eres ahora: una gran mujer. Con el tiempo un poco más sabia, pero en esencia una gran mujer.

    Besucos

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con María Eugenia, crecer es doloroso. Pero si se mira más para la alegría que para el dolor la vida puede ser más alegre!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Paradójicamente, serás distinta, pero seguirás siendo la misma. Y eso es siempre lo mejor, ser nosotros mismos a pesar de todo y de todos.

    ResponderEliminar